¿En qué mercado estoy comprando la energía?

Muchas de las decisiones que tomamos como personas consumidoras tienen en cuenta además del coste económico, otros factores que nos parecen importantes.

Nos fijamos en si estamos comprando en un comercio local, si los productos son de kilómetro cero, si es una multinacional, si es una empresa que conocemos, si es confiable, si tiene prácticas de responsabilidad social corporativa, si utiliza buenas materias primas, si es sostenible, si trata bien a su plantilla… y hay para quien es fundamental fomentar empleo inclusivo, local, que la empresa sea una cooperativa.

Todas estas opciones se pueden encontrar en el mercado eléctrico del ámbito doméstico (para los grandes consumidores energéticos de más de 10 kw de potencia contratada la explicación que sigue no es aplicable).

En el mercado eléctrico en el que tenemos que contratar los suministros para nuestra vivienda, tenemos multinacionales, empresas cooperativas, empresas mercantiles, las que venden energía renovable, las que solo venden energía fósil, las que son de gestión local, incluso las hay municipales. Tenemos a nuestra disposición más de 600 empresas que comercializan electricidad ¿lo sabías?
Posiblemente solo te vengan a la cabeza 6 o 7 empresas…

Puedes consultar el listado completo en el siguiente enlace: https://sede.cnmc.gob.es/listado/censo/2

Así pues, podemos encontrar la empresa que mejor se ajuste a nuestros criterios económicos, medioambientales y/o sociales y contratar-comerciar con ella el servicio eléctrico. Son las empresas comercializadoras.

Todas estas empresas comercializadoras están en el llamado “mercado libre” y como libre que es, rige la ley de la oferta y la demanda. Los precios y servicios que prestan cada empresa van a cambiar tratando de diferenciarse y de ofrecer algo para atraer clientes. Las hay que solo comercializan energía renovable y esa es su diferenciación, las hay que son cooperativas que destinan sus beneficios a obras sociales y su diferenciación está en el trato al cliente y la transparencia… y cada una fija y establece un contrato a unos precios de potencia y energía determinados. (ver ¿Qué compramos en el recibo de la luz?).

Las hay que ofrecen descuentos, promociones, horas de energía gratis, servicios extra de seguridad y protección. La variedad de productos, tarifas y precios es infinita. Cada cual en el mercado libre puede elegir lo que mejor se ajusta a sus necesidades y gustos.

Existen muchas estrategias de captación y venta. Y si no sabemos bien qué queremos comprar y qué precio estamos dispuestas a pagar, podemos vernos seducidas por ofertas no tan beneficiosas como nos las ofrecieron en su día.

En el mercado libre, empresa y cliente establecen un contrato (que siempre se puede desestimar sin coste alguno en los primeros 15 días) donde se explicitan unos precios y condiciones. Aquí están esas cerca de 600 empresas. Las más conocidas, por supuesto, y casi todas las demás también.

En el mercado libre puedes encontrar precios muy competitivos y empresas que se alinean con tus sensibilidades o con tus opciones de compra. Es donde ejerces un consumo responsable poniendo en juego todas tus preferencias.

Pero existe además un mercado regulado, con la tarifa denominada PVPC (precio voluntario del pequeño consumidor), donde los precios no los fija la comercializadora directamente, sino el Gobierno.

Lo interesante de este mercado es que es un mercado protegido, con los precios bajos de media anual. Solo hay tres tarifas: A precio fijo (igual las 24 horas del día), con discriminación horaria dos periodos (2.DHA) o con discriminación horaria 3 periodos (2.DHS).

Es un mercado donde los precios son iguales entre las únicas 8 empresas que se encuentran en él. Por eso se llama regulado.
Puedes ver el listado de las empresas que operan en mercado regulado en: https://sede.cnmc.gob.es/listado/censo/10
Estas 8 empresas son “filiales” de las empresas más potentes del mercado libre, ya que tienen el tamaño y volumen de negocio exigido para operar en este mercado regulado.

El mercado regulado es el mercado donde cualquier persona física puede contratar su energía y elegir su tarifa (2.0A, 2.DHA, 2.DHS) y además, si cumple con los requisitos establecidos por el Gobierno, acceder al Bono Social eléctrico y térmico. Solo desde estas 8 empresas. (ver ¿Me corresponde el Bono social?)

Pero tiene la contrapartida de que es el mercado más contaminante. La inmensa parte de la energía que comercializa es de origen fósil no renovable. Si estás en mercado regulado pagas poco, pero no contribuyes a un cambio de modelo energético basado en energías renovables. Además, existen alternativas renovables en el mercado libre a precios más que asequibles.

Recuerda: Tu decisión de a quién compras la energía que necesitas tiene influencia en el mercado energético global.

Ver más:

¿Qué compramos en el recibo de la luz?
¿Qué nos venden?
¿Cómo funciona el contador inteligente?
¿Me corresponde el Bono Social?
¿Cómo se mide la energía que consumo en casa?